Su sentido

Por el bautismo fuimos incorporados a Cristo, fue entonces que recibimos a María como Madre Espiritual para sostén de nuestra fe, pero al ser tan peqimagesueños no fuimos conscientes de ello; por eso, hasta no tener ese conocimiento experimental de quien es la Virgen y de su encomienda recibida al pie de la cruz con cada uno de nosotros, no nace el deseo sincero de Consagración personal a su Corazón Inmaculado para “acogerla en nuestra casa como algo propio” (Jn 19, 27).

San Luis Mª G. de Monfort dice que María “alojada en nuestra casa nos forma, alimenta y nos da a luz para la vida eterna; echan raíces sus virtudes y el Espíritu Santo, encontrando a su Esposa hace sus obras de la Gracia”. Y afirma también “que una de las razones por las que no hace obras grandes por nosotros, es porque no tenemos una unión grande y estrecimg902-1-2ha con su Esposa”.

Por tanto, es necesario mantener el vínculo, el nexo de unión, acogerla “en casa como algo propio” (Jn 19,27). Con nuestra Consagración a Ella, la estamos haciendo algo tan propio, tan nuestro… que tiene entera libertad para hacer y deshacer en nuestra vida a su antojo, hemos puesto en su mano las llaves de nuestra casa. Ella, con esa sensibilidad femenina que solo tienen las mujeres, sabrá poner el cuidado en cada detalle para que todo esté ordenado en nosotros hacía su fin último: la entrega a Dios y a su servicio.

El término “en casa” es indicativo de familiaridad, la Virgen debe ser alguien familiar para nosotros, no alguien distante a la que rezo por mero compromiso. Tenemos que tener la misma familiaridad que tuvo Jesús con Ella y que luego tuvo San Juan.